Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Política de cookies ×
  • slider

Errores comunes con el depósito de la fianza en los alquileres

Errores que tienen que ver con el depósito de la fianza del alquiler

El desconocimiento, la confusión e incluso la picaresca pueden llevar a utilizar la fianza de manera errónea. Como explicamos, se constituye como un seguro para el cumplimiento del alquiler de arrendamiento y, como tal, hay que cumplir con su fin.

Entre los errores más habituales relacionados con la fianza, podemos diferenciar por un lado los cometidos por los propietarios y, por otro lado, los cometidos por los inquilinos.

Propietarios

En el primero de los casos, hay muchos que aún no depositan la fianza legal en el organismo correspondiente, o que no la devuelven a los inquilinos aunque les corresponda, pero también hay otros que piden de fianza más meses de los estipulados en la Ley de Arrendamientos Urbanos.

Debemos recordar que la manera correcta de proceder es abonando una sola mensualidad de renta en el arrendamiento de viviendas en concepto de fianza legal arrendaticia, teniendo en cuenta que las partes pueden pactar cualquier tipo de garantía adicional a dicha fianza, tal y como indica el artículo 36 de la Ley de Arrendamientos Urbanos. En ese caso es importante diferenciar claramente lo que es la fianza legal arrendaticia propiamente dicha, de las garantías adicionales a la misma.

Inquilinos

En cuanto a los inquilinos, existe la falsa creencia de que es correcto no pagar el último mes de renta antes de la finalización del alquiler y dar por hecho que se paga con la fianza, pero en realidad no debe ser así, ya que aunque se haya cumplido el contrato en su totalidad, podrían producirse impagos en los suministros o podría ser que la vivienda no se devolviera en el mismo estado en el que se entregó al inquilino. En estos casos, el propietario deberá utilizar el dinero correspondiente a la fianza para solventarlo.

Es más que probable que desde el inicio del contrato, durante meses o años ninguna de las dos partes vuelva a acordarse de la fianza. Es cuando el inquilino decide dejar el inmueble o cuando llega el momento de hacer la declaración de la renta, cuando el concepto de fianza y todo lo que la rodea vuelve a colocarse a la cabeza en el listado de dudas y preocupaciones sobre el alquiler.

Fuente: Fotocasa