Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Política de cookies ×
  • slider

Nuevas vías para pagar menos IBI y plusvalía

Nuevas vías para pagar menos IBI y plusvalía

 

Dos de los impuestos más habituales que gravan la vivienda son el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) y la plusvalía municipal y ambos se cobran a partir del valor catastral fiado por Catastro. Es frecuente que los contribuyentes descubran que dicho valor es elevado en el momento que reciben la liquidación de estos tributos. Para entonces ya es muy difícil discutirlo. Sin embargo, dos novedosas sentencias del Tribunal Supremo abren la puerta a combatir el valor catastral, cuando se recurre el IBI o la plusvalía municipal.

El Alto Tribunal recuerda ante todo que cuando el valor catastral adquiere firmeza es imposible impugnarlo, salvo que se interponga alguno de los procedimientos especiales de revisión previstos en los artículos 216 y siguientes de la Ley General Tributaria. Pero habilita dos huecos legales por los que sí es posible recuperar la devolución de lo pagado de más.

Las dos excepciones son las siguientes:

- La primera se dará cuando el contribuyente no recibió en su día la notificación individualizada del valor catastral y la primera noticia que el contribuyente tiene de dicho valor es la liquidación del IBI o de la plusvalía municipal.

- La segunda ocurrirá cuando se den situaciones sobrevenidas como declaraciones judiciales o jurisprudenciales, o modificaciones legislativas, que reflejen o confirmen que el valor catastral aplicado en las liquidaciones de IBI o plusvalía no es correcto.

A esta segunda excepción se refieren las novedosas sentencias del Supremo. El caso planteado en ambos recursos era el de terrenos calificados catastralmente como urbanos, a pesar de que no tenían ordenación aprobada para su desarrollo urbanístico. Así, pagaban IBI urbano pero, posteriormente, la sentencia del propio Tribunal Supremo de 30 de mayo de 2014, declaró que este tipo de terrenos sólo podían tributar como rústicos, no debiendo pagar IBI urbano. Por eso, las sentencias que comentamos critican también al Ayuntamiento por no haber hecho nada para que el Catastro reconociera la nueva condición del terreno tras la publicación de dicha sentencia de mayo de 2014.

Seguir leyendo la notica en Idealista

 

(Fuente: Idealista)